Gonnet,

AYER
Una historia que debe conocerse
En 1943 Gonnet crecía, los primeros pobladores de la zona veían con asombro y satisfacción cómo en cada baldío se iba levantando, como atalayas del progreso, viviendas familiares, comercios e industrias.
Un grupo de señoras comprendió que este pueblo necesitaba un centro de espiritualidad por excelencia, que es la Iglesia y una comisión presidida por la señora de Guzzetti -durante el año 1943- se dió a la tarea de interesar a las autoridades eclesiásticas para erigirlo.
El entonces arzobispo de La Plata, monseñor Chimento, luego de visitar personalmente la localidad, eligió el lote donde se debía construir. Por contribución popular -a 3 pesos el metro cuadrado- se adquirió un solar de 1800 metros cuadrados (30 x 60), en la calle 502 entre 15 y 16.
Un eximio artista local, Don Atilio Boveri, proyectó la obra, cuyas líneas armoniosas y de exquisito buen gusto, están trazadas en un plano, cuya copia se guarda en los archivos de la Parroquia.
Mientras diversas razones demoraron su construcción, el vecindario contó primero con una Capilla instalada precariamente en lo que fuera un garaje en la calle 11 entre 500 y 501 y más tarde la misa dominical fue celebrada en la Capilla de la República de los Niños.
El domingo 2 de junio de 1957 los Padres Capuchinos Jorge y Roberto reunieron a los asistentes a la misa para manifestarles los deseos expresados por algunos vecinos de levantar cuanto antes un centro parroquial. De inmediato, un letrero clavado en el terreno adquirido proclamaba "con la ayuda de Dios y la Fe de este pueblo, aquí se levantará la parroquia de Gonnet". El día 22 de ese mismo mes se constituyó la comisión que tomaría a su cargo las tareas de construir el templo.
El 8 de diciembre de 1957, el entonces Arzobispo Monseñor Plaza, bendijo la piedra fundamental del templo que se erigiría bajo la advocación de la Inmaculada Madre de Dios. No bien la construcción fue fechada el 6 de diciembre de 1958, se rezaba la primera misa y los niños de la comunidad recibían la Primera Comunión. Hacia enero de 1960 el Obispo Auxiliar Monseñor Primatesta bendijo el templo que no era otra cosa que un galpón sin puertas, sin vidrios en las ventas y con paredes sin revocar. Tres meses después el padre Alberto Baglivo es designado Capellán y comienza con la labor de acercamiento de la feligresía.
Por decreto del Arzobispado, de fecha 7 de noviembre de 1961 se reconoce legalmente el funcionamiento de la Parroquia Inmaculada Madre de Dios.
Así la feligresía crece y nace el deseo de la designación de un sacerdote estable; es nombrado como primer cura párroco el padre José Angel Hapon. Bajo su conducción las obras parroquiales crecen, y así con el impulso de un grupo de vecinos, comienzan la construcción de la Escuela Concilio Vaticano II que se inauguró el 20 de junio de ese mismo año.
En 1970, el nuevo párroco Jesús Muñoz Cuenca, adquiere las imágenes de Cristo Rey y de la Virgen y el Niño, obra de los hermanos Mahlknecht y Leo Moroder.
Varios años después, el párroco Carlos Ruiz Díaz propone se estudie la posibilidad de levantar el templo definitivo. Se realizan los estudios con el apoyo de Antonio Santos y el Arzobispado aprueba el proyecto. Así con el aporte de la comunidad, el estudio de arquitectura Néstor Noriega y Asoc., donando sus honorarios, pone en marcha la obra.
El Arzobispo de La Plata Monseñor Plaza, realizó la bendición y solemne inauguración del nuevo templo en el mes de octubre de 1983.

Visitar www.patrolestudio.com Enviar un E-mail Bautismos | Casamientos | Catecismo
Confesiones | La Misa | Cancionero
El Párroco | Reflexiones | Contacto

Enviar una Intención | Recomendar este sitio web